1. Lugares de trabajo subterráneo, como:
    1. Cuevas y galerías
    2. Minas distintas de las de uranio
  1. Establecimientos termales

  2. Instalaciones donde se almacenen y traten aguas de origen subterráneo

  3. Lugares de trabajo, subterráneos o no subterráneos, en áreas identificadas por sus valores elevados de radón.
  4. Edificios públicos con elevada permanencia de miembros del público como hospitales, centros penitenciarios, etc. Incluyendo también los centros de educación infantil, primaria y secundaria.